jueves, 24 de septiembre de 2009

Román: the day that was the day

Hubo un día en mi vida que fue realmente el día.

Pero no voy a empezar por él ni dejarlo para el final... en medio estará de puta madre.

Yo nací un buen 23 de marzo (día de la independencia de Letonia, de la fundación del partido fascista por parte de Mussolini, del vigésimo cumpleaños de Fernando Hierro y de muchas cosas curiosas que acabo de mirar en la sacra Wikipedia) de 1988 a la hora de salir del colegio (14:40). Por vicisitudes (tm) varias, necedad social y crueldad ajena estuve sin amigos en el colegio hasta bien entrado 5º de primaria. Ahí conocí a un gran hombre (en aquel entonces aún un zagal, pero ya grande porque estaba un tanto orondo) que me abrió las puertas de ese maravilloide mundo de "la charla" y "el colegueo". Quizás algún día le dedique algo a este menda, pero de momento nos conformaremos con saber su nombre: Samuel.

Pues bien, estaba yo un buen día en su casa y su padre, gran conocedor de la música setentera (en la que yo me sumergía a paso de 56 kilobaudios, id est, lentísimo) se me acercó y me dio... EL ARTEFACTO: una cinta de cassette. Yo no he tenido tiempo tiempo de manejar cintas, la verdad, porque para cuando me interesé vivamente por la música el compasdí ya había aterrizado en casa. Mis vicisitudes (tm) cinteras se reducen a las que manejaba mi hermano conformando así la banda sonora de mi infancia (post en proceso de escritura) y a las del muy glorioso Spectrum (otro post en proceso de escritura). Pues ese hombre me dio una cinta con tres nombres en la portada en feas letras blancas sobre una ilustración bastante chula; y las letras decían: EMERSON, LAKE & PALMER.

Llegué a casa. Abrí la compuerta al mundo del cassette e inserté la cinta por la cara A. Rebobiné... ¡click! Pulsé "play".
Entonces, ese día se convirtió en EL DÍA.

Ojalá hubiera apuntado esa fecha en el calendario, porque realmente cambió mi vida. Como diría Juan Abarca (ilustre cantaor de Engendro y Mamá Ladilla) "acostumbrado a tum-pa tum-tum-pa" de repente me saltan esos sonidos acojonantes: órganos distorsionados, sintetizadores que sonaban a intestino grueso en pleno ejercicio, la prodigiosa batería electrónica de Palmer (cuyos ruiditos parecían los que hacía el módem interno del ordenador) y el gran elemento: una ÉPICA canción de media horita con guerras, voces de ordenador, jazz y sintetizador a mansalva.

Y como acostumbramos a decir: una cosa llevó a la otra. La escucha constante de este disco me llevó a pulsar botoncitos del ordenador, entrar en Wikipedia y ver quiénes eran estos tíos. Ahí vi las palabras: "Rock progresivo".
ROCK PROGRESIVO
Y de Emerson, Lake & Palmer salté a Yes, de ahí a King Crimson y de ahí... ...a una gran cantidad de grupos. Para no extenderme, pasaré a hacer el top-ten de grupos de progresivo en mi vida:
1- Emerson, Lake & Palmer.
2- Camel
3- Yes
4- Genesis petergabrielesco
5- Collegium Musicum
6- Pink Floyd
7- Rick Wakeman
8- Jethro Tull
9- Panta rhei
10- Focus
[Me ha costado ponerlos en orden y seguro que mañana se me antojaría ponerlo de otro modo... pero da igual, es meramente aproximativo]

Conclusiones: hay gente que disfruta enarrando su primer beso o que una vez se le puso dura viendo el programa de Juan y Medio (todo ello muy respetable y digno de ser leído: sin duda) pero yo he decidido narrar el primer disco de progresivo que escuché. No es sólo lo que vives lo que te forma como persona, sino lo que decides contar: eso dice mucho de ti.

Información innecesaria: he terminado de escribir esto en calzoncillos mientras escuchaba una canción del grupo checoslovaco Collegium Musicum cuyo estribillo es "papapapapapapapapapageno z novej vsi". La canción ha acabado y ahora salta la cosa a Mark Knopfler... (oh, modo aleatorio, haces verdadeiro honor a tu nombre).

Nota medianamente necesaria: hay otros días importantes en mi vida y quizá los cuente... algún día.

Como soy egocéntrico, pongo mi nombre al principio y al final,
Román (Tertius Romanus Sicculus).

8 comentarios:

Grupo NT dijo...

A diferencia de mi compañero Angelus, yo no dedico a nadie mis entradas... así de egocéntrico soy. Nominalmente, al menos, porque si he decidido publicar esta cosica es para consagrarla al pueblo soberano, que por un motivo u otro ha decidido aprender algo de mi vida. En el fondo va por uhtedeh.

Román.

Paco Fox dijo...

Pues entró usted en el progresivo por la vía dura. En mi caso, fue sin darme cuenta. Cuando conocí a Vicisitud acababan de prestarme una cita de Jethro Tull. Le comenté los temas que me gustaban y él, inquisitivo, contestó:
- ¿Tu canción favorita de Dire Straits es...?
- Telegraph Road
- ¿Qué opinas de Tubular Bells?
- Ovra maestra.
- ¿Y te ha gustado Thick as A Brick?
- Masterpiece.
- Pues chaval, tú ya has caído sin saberlo en las garras del rock progresivo. Deja que te presente un disquillo sobre un ganso de unos tipos llamados Camel...

El resto es historia. Lamentable, como es el hecho de tener la discografía de Gentle Giant.

Una nota: yo, por joder, soy del Génesis hackettiano (A Trick of the Tale y Wind and Wuthering) y puede que el disco de yes que me parece más redondo sea el Drama.

Pero por joder, más que nada.

Grupo NT dijo...

Pero eso, dí "joder" con la boca llena, que para eso es uno de los pilares de la vida.
La verdad es que si nos ponemos estrictos yo ya había tonteado con el progresivo porque llevaba ya unos años escuchando Dire Straits y desde el principio dije con convencimiento que su mejor disco era el "Love over gold". Sin en cambio, el concepto "progresivo" no había entrado en mi vida.

Ea zeñore, qué con dio
Román (Tertius Romanus Sicculus)

Nota: para mí el mejor disco de Genesis es "Foxtrot" y con Yes... uf, cuesta decidir; no sé si "Close to the edge" o (cambiando totalmente de tercio) "90125".

Danda dijo...

Pues sí que es duro entrar en el progresivo directamente con el Brain Salad Surgery (¡yo entré con el "Works Vol.2" :D). Lo bueno es que si aguantas eso, lo aguantas todo. Lo malo es que al ser ese disco una CUMBRE del progresivo, todos los demás discos son como una cuesta abajo.

El Close to the Edge es la joya de Yes, pero... ¡con lo que molan las canciones "de verdad" que hay en el Fragile!

Grupo NT dijo...

Hombre, claro, si Fragile es mannnnnífico a todos los niveles, pero el 90125 es una mezcla de despojo progresivo mezclado con teclados horteros, las voces chillonas de siempre, extravagancias ochenteras... y a eso hay que añadirle la nota más absurda en el interior de un disco (lo de "el dibujo de la portada fue diseñado en un Apple mk II... bla bla bla"). A mí me llena de orgullo y satisfacción ponerlo en el tocadiscos y cantar a gritos Leave it.

Román (Tertius Romanus Sicculus)

Ruy dijo...

ups, el progresivo nos hace estragos maravillosos. Espero adentrarme aún más en el antro luminoso deste género, bueno no espero, porque sé que será así, y bueno, todo se andará.

Angelus

Ruben dijo...

Curioso. Yo de Rock progresivo practicamente soy un inculto, pero recuerdo una experiencia tambien relacionada con la musica que me marco muchisimo, como fue escuchar un programa de radio llamado Maxima Locura, en 2001 en una emisora actualmente de dance nacional. Me apuntare los grupos, quizas despierte algo dentro de mi jeje. No se, me lo paso genial escuchando techno, house y A&B.

Saludos a todos.

Lograi el Luciérnago dijo...

¿Panta Rhei? ¡¡Degenerado!! xD