viernes, 27 de enero de 2012

poema en ritmo impar

Solas mis palabras me escuchan
la tristeza suspirar mi espíritu.
El silencio exclaman mis labios
que es como decir nada.

No sé qué es peor para el alma,
si segunda opción ser
para quien quiera usarla
o si solo estar y evitar
que te pisen como si vado
o badén fueras.

Esta o aquella opción
dolor produce al pecho,
y no sé qué me haré
si es que he de hacerme algo.
El tiempo lo dirá.

ANGELUS ROBUR AGRESTIS

3 comentarios:

Grupo NT dijo...

Espero que no molestes, enorme poeta, pero de este poema salvo la primera estrofa; lo demás no me llega.

Me da la sensación de que se trata de un sentimiento anclado aunque no por ello muy rondado por tu excelsa mente; es cierto que respetas ese ritmo endecasilábico, pero a partir del sexto verso algo me suena un tanto más bajo (y no por la temática).

En fin, que para acabar con algo positivo (por lo general ya sabes que todo lo que se publica últimamente aquí me gusta pese a que lo comente casi todo tarde) voy a reseñar el tercer y cuarto verso, la cumbre de esta composición a mi modo de verla; tras preparar al lector con el hipérbaton del segundo, ese "que es como decir nada" provoca un efecto bastante (me atrvería a decir) entrañable.


Sp. Barrosus Naso

Grupo NT dijo...

Solamente para que no haya malentendidos por un posible error en mi comentario: en el primer párrafo, "salvo" es un verbo en presente de indicativo. De ahí el punto y coma que le sigue.

Sp. B. N. Gr.

Angelus-Ruy dijo...

Poéticamente hablando quizás la primera estrofa sea la única salvable, quizás. La segunda, el que no te llegue supongo que será poéticamente, que no semánticamente.